Transmisores

Agnes Troupel, Revel, Francia.

Agnes Troupel, Revel, Francia.

Con 20 años de práctica y ensenando desde hace 17 años.
Siendo muy activa en la vida, siempre practiqué deportes con perseverancia.
En el momento en que tomé consciencia que me vaciaba el cuerpo y el espíritu y no me llenaba de nada, es que descubrí el KIN-JO.
En ese momento fue una revelación, la plenitud en mi ser en el instante presente. Cada sesión es una nueva ocasión de ir al encuentro de mi Realidad Profunda.
El KIN-JO me permite estar siempre muy activa en mis elecciones de vida, sin distraerme e ir en todos los sentidos o agotarme.
Como transmisora, tengo el placer de constatar que los alumnos, siendo todos diferentes, integran rápidamente y fácilmente, las claves del KIN-JO lo que les permite obtener los beneficios en su vida de todos los días.

Amelia Lopez, Saint Jean sur Richelieu, Canadá.

Amelia Lopez, Saint Jean sur Richelieu, Canadá.

Practico KIN-JO desde 1998 y lo transmito desde el 2000. Un privilegio de 18 anos de transmisión en diferentes países de América. Mi compromiso como transmisora es una respuesta a la búsqueda de expresarme à través del cuerpo en movimiento que inicio en el mundo de la danza y me condujo al universo del arte marcial de la felicidad. En cada oportunidad de vivir el KIN-JO, experimento un gozo profundo e inexplicable. Los valores de humanidad y de libertad que me animan tienen todo un espacio de expresión en la comunidad del KIN-JO. Constato que desde que el KIN-JO hace parte de mi existencia, mi concepción de la vida se ha ampliado al infinito y ahora la percibo en una dimensión ilimitada. La fuerza de construirme cotidianamente como un mejor ser humano moviliza en mi una energía inexplicable que me llama a expandir y hacer accesible su practica en todos los confines del universo. Transmito KIN-JO porque siento que ejerzo mi derecho a participar en la construcción de un mundo mejor más consciente, libre y en paz.

Ana Rosa Diaz C., Santiago, Chile.

Ana Rosa Diaz C., Santiago, Chile.

Desde el 2000 lo practico, y lo transmito desde el 2003. Vivo con el KIN-JO desde hace 18 años y como transmisora 15 años. El KIN-JO, al ser una disciplina de movimientos simples y profundos a la vez, he sentido como logra desbloquear estructuras sin dolor en mí y en quienes la reciben. He descubierto que la vida es disfrutar en armonía con toda la creación y el universo.
En cuanto me reconozco como Creación del Divino también reconozco el Todo, del que somos una parte, y evidencio que somos Uno. Gracias al Kin-Jo soy un ser Humano cada vez más consciente y presente de lo que pienso, de lo que digo y miro, de lo que respiro, y nutro mi cuerpo.
Como transmisora aporto mi grano de arena, el transmitir Kin-Jo es ofrecer esta vía de transformación vital, que vivo con responsabilidad, sin que esto sea un peso; sino que permite que la vida sea más liviana y gozosa al disfrutar cada instante en el aquí y ahora.

Carlos Serrano, Lleida, Cataluña.

Carlos Serrano, Lleida, Cataluña.

Practico KIN-JO desde el 2013, siendo reconocido transmisor en el 2016. Conozco las artes marciales desde los 10 años y tanto en el ejército como en la policía he recibido entrenamiento en aikido, judo y karate.
El KIN-JO se cruzo en mi camino, tras un periodo muy difícil en mi vida que me llevo a buscarme en la meditación, el Tai-Chi, Chi Kong hasta viajar a la India en donde conocí diferentes modalidades de yoga y meditación. A través del KIN-JO he descubierto que el único lugar donde se puede cambiar algo, es al interior de uno mismo. Reconociendo que la vida es un combate y que el único adversario es uno mismo, con sus miedos y frustraciones. Para mí el verdadero sendero es sentir que soy un todo, hijo del creador, co-creador y creativo; identificar lo que no soy y liberarme, para dejar espacio a lo que Soy. Esa es la motivación que me lleva a ser transmisor, el KIN-JO ofrece a través del movimiento la posibilidad de conocerse, de conocer la creación, para adentrarse en las verdades eternas y que la magia de la vida sea en ti.

Dejana Boricic, Belgrado, Serbia.

Dejana Boricic, Belgrado, Serbia.

Comencé a practicar el KIN-JO en el 2008 y llegué a ser transmisora en el 2011. Esto significa que son 7 años de compartir esta práctica del KIN-JO, el arte marcial de la felicidad, a través de los movimientos físicos, que me permite descubrir la calidad espiritual y la mística de cada persona.
Al practicar, revelo y cambio mis propios valores. Adquiero estabilidad y seguridad en mi vida diaria. Puedo descubrir mi propia identidad y la importancia de vivir a su máximo potencial. Con la ayuda de las herramientas que obtengo al practicar KIN-JO, puedo descubrir mis puntos débiles y con simples ejercicios técnicos para mejorar mi salud física, mental y emocional. Cada práctica me brinda beneficios inmediatos, al trabajar con personas y al transmitir KIN-JO, abro nuevas facetas.
Estoy comprometido a transmitir el KIN-JO, porque descubro nuevas personas, nuevas energías, nuevas preguntas: es para nosotros, quienes transmitimos el conocimiento, estar siempre despiertos y progresar para encontrar el Esencia de la verdad de la vida, a través de la alegría de practicar KIN-JO.

Lise Dextradeur,  Quebec, Canadá.

Lise Dextradeur, Quebec, Canadá.

Practico el KIN-JO desde el 2017 y transmito desde el 2011. Son 7 años que vivo una experiencia enriquecedora en este compromiso.
Mi implicación como transmisora es el fruto de bellos descubrimientos: el KIN-JO es una vía agradable basada en movimientos que me ayudan a centrarme, relajarme y aclararme con el fin de expresar libremente quien soy.
Los valores que me motivan, como el respeto, la comunicación y la solidaridad, están presentes en el seno de la comunidad del KIN-JO, por lo que doy lo mejor de mí misma.
He constatado que la vía del KIN-JO me ha vuelto más segura, abierta y tolerante.
Ser transmisora me permite compartir esta disciplina con la mayor cantidad de personas posibles con el fin de que ellas puedan obtener los beneficios y juntos construyamos un mundo mejor.

Ludovic Fourest. Berlin, Alemania.

Ludovic Fourest. Berlin, Alemania.

Practico KIN-JO desde hace aproximadamente 15 anos y lo transmito desde hace 10.
Mi razón de ser y existir es el Amor, con una gran A. Que es el soporte de valores fundamentales, como la rectitud, y las elecciones de cada uno.
Me expreso à través de la puesta en movimiento y el arte, la danza es la poesía del cuerpo; Bailarín de profesión, tengo mi propia escuela, actividad que comparto con mi esposa. Al momento estoy finalizando mis estudios como Osteópata.
Desde que practico el KIN-JO he adquirido una estabilidad emocional y una unidad interior. Esto me permite estar en conexión directa con el instante presente.
La vía de la transmisión del KIN-JO se presento en coherencia conmigo mismo, pues cada vez me sorprendo de ver como el KIN-JO transforma a los participantes, incluido yo, en cada sesión. No podemos resistir a la sutil potencia que se instala en nosotros.

Migan Remi, Bénin, Africa.

Migan Remi, Bénin, Africa.

Practico el KIN-JO desde hace 25 años y es una alegría transmitirlo desde hace 20 anos.
Ingeniero mecánico jubilado, de 64 anos resido en Bénin, descubrí su dimensión universal, el bienestar físico y espiritual que procura cada vez que practico el KIN-JO que está al alcance de todo el mundo. Cada vez que tengo la posibilidad de compartir con mis amigos, constato que guardan un gran interés.
Gracias al KIN-JO, duermo bien, me he convertido en una persona más serena, siempre en plena forma, calmado y en su lugar y siempre alegre y confiado. Me ha permitido cerrar amistades en Francia, Crèta, Chipre, Grecia, Espaga, Argentina, Alemania, Serbia, Canadá y los Estados Unidos, Chile… en donde se vive cotidianamente.
La motivación profunda que me lleva a transmitir el KIN-JO es la alegría de compartir una enseñanza práctica de nuestro tiempo, viva, regeneradora, revitalizadora en todos los espacios de la vida humana. Su práctica en grupo me hace vivir momentos apasionantes inolvidables.

Mirjana Jojic, Serbia.

Mirjana Jojic, Serbia.

Practico desde el año 2011 y comencé a transmitir en el 2012. Han pasado 6 años para difundir buenas noticias de felicidad.
Me siento honrada de transmitir el KIN-JO porque he descubierto claves únicas que permiten a cada ser humano mejorar y mejorar su calidad de vida.
Y debido a mis valores: perseverancia, espíritu digno..., encontré en el KIN-JO, los medios para difundir y desarrollar estos para los demás.
Transmito porque me di cuenta de la importancia de ser auténtico y vivir plenamente el momento presente. Desde la transmisión de KIN-JO, se estimula mi deseo de espiritualidad.
Mi principal motivación, que me lleva a compartir KIN-JO, es, ante todo, abrirme a otros que desean descubrir su realidad profunda, la capacidad de transmitir conocimiento que representa la esencia de enseñar un arte marcial original.

Oliver Suarez, Gran Canaria, España.

Oliver Suarez, Gran Canaria, España.

Practico KIN-JO desde el año 2012 y lo transmito desde el año 2013. Llevo 5 años desarrollándome profesionalmente en la transmisión.
Me encanta lo que siento al realizar cada movimiento, cada kata, cada respiración sutil… tan sencilla, potente y efectiva al mismo tiempo; por ello estoy comprometido como transmisor de KIN-JO.
Esto me ha permitido superar muchos límites personales que tenia establecidos. Una de mis mayores máximas es compartir con todas las personas el entusiasmo por practicar esta disciplina.
Como transmisor estoy continuamente buscando la estética en la expresión vibratoria que permita llegar a revelar la riqueza, belleza y profundidad del KIN-JO en mí, del mismo modo que en cada ser humano y aspiro a que todo el mundo tenga acceso a practicarlo. Para mí es un gusto, y un infinito placer el compartirlo.

Olivia Aguilar, Niza, Francia.

Olivia Aguilar, Niza, Francia.

Practico KIN-JO desde abril 2004 y obtuve mi reconocimiento como transmisor en Septiembre del 2007.
Soy de origen español y desde hace poco resido en Francia. Llevo hasta el momento 11 años en este compromiso.
Desde el momento en que el ‘KIN-JO, arte marcial de la felicidad’, empezó a formar parte de mi vida, descubrí una forma sencilla y eficaz de auto regenerarme, que me produjo una alegría interna.
Con esta motivación y constatación, decidí transmitir todos los beneficios que había experimentado en mi, tanto a nivel físico como energético e inclusive emocional.
La práctica del KIN-JO me ha aportado cientos de tomas de consciencia, a todos los niveles de mi vida, que han eclosionado en mi como pequeñas chispas de luz, aclarando mi camino en la vida.
Mi profundo deseo es hacer llegar a los demás, la aventura de redescubrir al ser de luz que llevamos todos dentro.

Penelope Margiolaki, Chania, Grecia.

Penelope Margiolaki, Chania, Grecia.

Practico el KIN-JO desde el 2011 y lo transmito desde el 2013. Son 6 años que transmito con la gran alegría de compartirlo. Durante 15 años hice Taichí y danza contemporánea. El KIN-JO ha sido para mí un llamado innato, un descubrimiento, y la necesidad de trabajar mi cuerpo físico y mis otros cuerpos. Una llama se encendió en mí, me impresiono la fuerza de los colores, los sonidos, la posición de los ojos y el movimiento. Es un arte completo! Practicar el KIN-JO me permite reconocerme, expresar mis valores con amor. Me ha hecho discubrir la belleza del instante présente. El KIN-JO permite tomar consciencia de su vida, de Protegerla y de Conducirla con nuestro ser profundo y no desde el exterior. En estos tiempos tormentosos en donde el hombre pierde fácilmente su identidad el KIN-JO es una protección para ser uno mismo « Amar, Defender, Respetarse uno mismo y a los demas’. Me comprometí como transmisora para que todo practicante concientice y encarne sus cualidades. ‘Percibir la unidad del hombre. Ser un hombre libre’.

Sylvette Vinoche, St. Juste, Francia.

Sylvette Vinoche, St. Juste, Francia.

Encontré el KIN-JO en el 2000 a través de una pareja de bailarines. Comencé a transmitirlo en Lyon en el 2003.
Llevo 15 años que soy transmisora. (Es hace 15 anos que lo practico y 10 que lo transmito.)
Las revelaciones y las tomas de consciencia que la practica me aporto inmediatamente me convencieron de que era un arte my profundo y revolucionario, y sin duda lo que yo buscaba desde hace tiempo a través del yoga que practicaba desde hace mas de 20 anos.
El deseo de compartir por la transmisión se impuso por consecuencia. Al fin, tenía la seguridad de proponer a las personas en busca de verdad una herramienta a la vez más rápida y más eficaz que todo lo que había experimentado antes.
El KIN-JO continua a ayudarme en lo cotidiano por el anclaje, la estabilidad emocional, la serenidad que aporta; vivir y transmitir es una felicidad renovada sin cesar.
Transmitir impone profundizar su practica y permitir probarlo en situaciones diversas y constatar las transformaciones que su practica opera en los alumnos. Desde que este trabajo comenzó, continua hasta el día de hoy! Es infinito.