Para mí es un regalo que yo le hago a mi cuerpo. Me detengo, pienso en él y tomo consciencia de lo que me rodea. Es relajante y enriquecedor para todo mi ser.