A mis 67 años, he encontrado en el Kin-Jo el equilibrio mental y físico, en el respeto de mi cuerpo.