Llegué al Kin-Jo en el 2001, muy ansiosa… luego suavemente uno se sorprende del cambio positivo que se constata.