El Kin-Jo está muy bien adaptado al ritmo de vida de hoy.  Los movimientos son simples, fáciles a integrar… en unos minutos de práctica yo puedo apreciar los beneficios a nivel físico y psíquico.