El beneficio de la práctica de Kin-Jo es rápido y, sobre todo, no tiene fin… cada sesión de ayuda a conocer mejor. ¡Qué alegría!